The Heritage Foundation

Backgrounder #1326 on Health Care

September 23, 1999

September 23, 1999 | Backgrounder on Health Care

Poniendo los Planes de Salud Privados al Alcance de los Trabajadores Hispanos Que Más lo Necesitan

En este país hay demasiados hispanoamericanos que no tienen acceso a los seguros médicos más básicos y elementales. Es más, todos los estudios señalan que la falta de acceso a seguros médicos afecta desproporcionadamente a la creciente comunidad hispana en los Estados Unidos. De acuerdo a un reciente estudio de Aetna US Healthcare, la comunidad hispana tiene el nivel más bajo de personas con seguros médicos. Más de una tercera parte de la población, o un 39% de los hispanos no tienen seguro médico, en comparación con sólo un 14% entre los blancos no-hispanos.2 En otro estudio llevado a cabo por el Commonwealth Fund en compañías pequeñas y medianas, aquellas con menos de 100 empleados, el 63% de los trabajadores blancos no-hispanos tenían seguros médicos, en comparación con sólo 38% entre los trabajadores de origen hispano.3 Estos estudios confirman los resultados de un reciente informe de la Oficina del Censo de los Estados Unidos que señala que 34.2% de los hispanos no tiene seguros médicos, comparado con sólo 12% entre los blancos no-hispanos.4

Existe una estrecha conexión entre la falta de seguros médicos y el tipo de empleo de cada individuo. La razón es simple: la mayoría de los residentes de este país obtienen su seguro médico a través del empleo. Al obtener su seguro médico a través de su centro de trabajo bajo la ley actual, los trabajadores son elegibles a recibir amplios e ilimitados beneficios por la compra de esos seguros. Ahora bien, esos mismos beneficios no existen para personas que compran sus seguros fuera del lugar de empleo. En la actualidad, 65% de las familias sin seguros médicos son aquellas donde el jefe de familia trabaja a tiempo completo.5 Y como la mayoría de los trabajadores hispanos están concentrados en la industria del servicio y en pequeñas empresas, que por lo general no ofrecen o no pueden ofrecer seguros médicos, los hispanos están afectados desproporcionadamente por la falta de acceso a estos seguros.

Los trabajadores que adquieren su seguro médico fuera del lugar de empleo, no deben ser discriminados por un código de impuestos federal. Existe una mejor alternativa para mejorar el acceso a seguros médicos en la comunidad hispana. Se debe ofrecer un alivio contributivo directo a los que pagan impuestos, o certificados para comprar seguros médicos si no tienen ingreso sujeto a impuestos--conocidos en inglés como "refundable tax credits." Esta opción ayudará a establecer un sistema más justo en el código de impuestos y en el mercado de seguros médicos para todos los trabajadores. Al mismo tiempo, reducirá la necesidad de depender en programas de salud gubernamentales como el Medicaid u otros programas de asistencia pública. Además, mejorará el acceso a los seguros médicos, y moverá a millones de familias hispanas al mercado privado de seguros médicos que ofrece mejores servicios y beneficios a los
consumidores.

PORQUE LA FALTA DE SEGUROS MÉDICOS AFECTA DESPROPORCIONADAMENTE A LOS HISPANOS

El mercado de seguros médicos en los Estados Unidos se concentra primordialmente en el lugar de empleo. Todos los residentes de este país, empleados y empleadores, reciben beneficios a través del código de impuestos únicamente si adquieren su seguro médico a través de su centro de trabajo. Los dueños de las compañías que ofrecen estos seguros reciben grandes alivios contributivos mediante deducciones en sus impuestos. Al mismo tiempo, los empleados que adquieren sus seguros médicos a través de su centro de trabajo también reciben beneficios, pero, en vez de una deducción en sus impuestos, este recibe lo que se conoce como una "exclusión de impuestos" en el valor del seguro médico que ofrece su empleo. Esto no ocurre con los empleados que obtienen su seguro médico fuera del centro de trabajo. En estos casos, el código de impuestos federal penaliza a los trabajadores que compran seguros médicos por su cuenta requiriéndoles que paguen por estos seguros con fondos después de pagar los impuestos. Para la mayoría de los trabajadores, este costo adicional les dificulta la posibilidad de adquirir seguros médicos por su cuenta.

Las dos razones principales por la que tantos hispanos carecen de seguros médicos son sus bajos ingresos y que trabajan para compañías pequeñas que no ofrecen seguros médicos. Mientras más bajo el ingreso, menos probabilidades tiene el trabajador de adquirir un seguro médicos para él y su familia. Las pequeñas empresas, aquellas con menos de 25 empleados, son por lo general las que tienen menores probabilidades de ofrecer seguros médicos a través del empleo. Si nos dejamos llevar por el Censo del 1990, los hispanos, con un ingreso per capita de sólo $10,773 y en su mayoría trabajando en pequeñas empresas, predominantemente en la industria del servicio, no obtendrán seguros médicos a través del empleo y no tendrán suficiente ingresos para adquirirlos por su cuenta.

Demasiado Pobres, Pero no lo Suficiente.
Si un individuo trabaja para una compañía grande, las probabilidades son que los beneficios ofrecidos y los beneficios contributivos son muy generosos. Ahora bien, si este mismo individuo tiene un ingreso medio o bajo y trabaja para una compañía más pequeña, los beneficios contributivos son mucho menos generosos. Personas sin destrezas especializadas por lo general no trabajan para las grandes corporaciones y no reciben un salario que les permita comprar un seguro médico. Si este trabajador decide tratar de comprar un seguro por su cuenta, inmediatamente se dará cuenta que cuesta mucho más de lo que puede pagar. Este es el problema que confrontan los trabajadores de bajos ingresos en los Estados Unidos.

En la comunidad hispana, la gran mayoría de las personas que no tienen seguros médicos, son trabajadores de bajos ingresos, que no cualifican para programas gubernamentales como Medicaid, pero no ganan suficiente dinero para poder comprar estos seguros por su cuenta. Casi todos los que viven en este país conocen personalmente a alguna persona que sufre esta realidad. Pero, con el propósito de poner todo esto en perspectiva, tomemos el caso de Martha Sánchez, divorciada con dos hijos menores de edad en Miami. Martha trabaja como recepcionista en una pequeña firma de abogados, ganando aproximadamente $10 la hora. Su trabajo no ofrece seguro médicos, y ella no gana lo suficiente para comprarlo por su cuenta.

Este es el caso de muchos trabajadores hispanos. Ellos no cualifican para Medicaid, un programa de salud gubernamental para personas de bajos ingresos, pero no ganan lo suficiente para comprar seguros médicos por su cuenta. Para complicar esto aún más, entre los trabajadores hispanos hay una gran movilidad entre distintos trabajos, que por lo general no ofrecen seguros médicos. Como mencionamos anteriormente, el actual sistema de seguros médicos que esta basado principalmente a través del empleo, está dejando a demasiados trabajadores y a sus familias, dispuestos a trabajar sin seguros médicos.

QUE PUEDE HACER EL CONGRESO PARA RESOLVER ESTO

¿Qué puede hacer el Congreso para ayudar a alguien como Martha Sánchez a conseguir un seguro médico para ella y su familia? Los miembros del Congreso pueden empezar a implementar leyes que promuevan igualdad y equidad entre las personas que obtienen su seguro médico en el empleo y aquellos que lo obtienen por su cuenta. El Congreso tiene que terminar con la discriminación que existe contra las personas que compran su seguro médico por su cuenta. Existen varias formas de lograr esto:

  1. Establecer Créditos Contributivos para Ayudar a las Personas que no Tienen Seguros Médicos.
    El Congreso puede establecer incentivos contributivos razonable para los individuos que no tienen acceso a seguros médicos a través de su empleo. Para poder alcanzar a más de los trabajadores de bajos recursos, el Congreso puede promulgar un programa de créditos contributivos reembolsables para ofrecerle recursos adicionales a estos trabajadores para que puedan comprar seguros médicos. Para garantizar que estos créditos contributivos sean totalmente asequibles a personas de bajos ingresos y a pequeñas empresas, este sistema debe ser integrado al sistema de impuestos retenidos de la nómina de pagos. En otras palabras, los trabajadores podrían pagar el costo del seguro médico, o parte del costo, reteniendo el dinero que le quitarían automáticamente de su salario. El Congreso también podría ofrecerle la alternativa a las compañías pequeñas, de poder pagar directamente los costos de estos seguros si así lo prefieren.

  2. Promover "Pooling" o Agrupaciones para Uso Común y la Creación de Supermercados de Seguros Médicos.
    El Congreso podría promover la creación de "Healthmarts" o supermercados de seguros médicos para transferir las selecciones de planes de seguros del empleador al trabajador. Esta iniciativa le ofrecería los trabajadores la libertad de escoger entre una lista de opciones y seleccionar aquel plan que mejor se adapte a sus necesidades individuales. El Congreso debería trabajar con los gobiernos estatales para eliminar los obstáculos legales y las regulaciones que interfieren con la implementación de este tipo de iniciativa. Esto ayudaría a promover un mejor acceso a estos seguros, ayudaría a reducir los costos y fomentaría planes más responsables que respondan a las necesidades del consumidor.

  3. Permitirle a Individuos y Familias a Tener Disponible los Mismos Alivios Contributivos que Disponen las Grandes Corporaciones, en Caso de que Quieran Comprar sus Seguros Médicos a Través de Organizaciones Fraternales o Comunitarias.
    El Congreso puede crear un sistema uniforme donde los consumidores que decidan comprar sus seguros médicos a través de asociaciones u organizaciones comunitarias tengan los mismos beneficios y créditos contributivos que actualmente reciben las grandes empresas y sus empleados. Estas organizaciones locales podrían auspiciar planes de seguros médicos y actuar como agentes representando a sus miembros para asegurarse que los beneficios de salud y los servicios que ofrezcan estos planes reflejen las necesidades especiales de sus comunidades. Esto ayudaría a promover un sistema de seguros médicos mucho más responsable a las comunidades donde presta servicios y ayudará a que estos planes reflejen las necesidades especiales de las distintas comunidades.

Los miembros del Congreso, y otros líderes de opinión pública, deben reconocer las diferencias en los patrones de salud y las enfermedades entre los distintos grupos étnicos y raciales en los Estados Unidos. Por ejemplo, la comunidad africano-americana tiende a tener mayor incidencia de hipertensión y enfermedades cardiovasculares que otros grupos étnicos. De la misma forma, en la comunidad hispana, encontramos una mayor incidencia de diabetes en comparación con la población general. Tener estas organizaciones comunitarias que conocen estas diferencias auspiciando planes de seguros médicos, con doctores trabajando junto a ellos, es una forma de proveer mejores servicios médicos y a un precio más bajo a sus miembros.

Por lo tanto, el Congreso y la Administración deben trabajar de cerca con organizaciones hispanas de salud como COSSMHO y el Colegio Interamericano de Médicos y Cirujanos para desarrollar una campaña de educación pública que promueva la importancia de tener un seguro médicos privado. Al mismo tiempo, las organizaciones hispanas deben alentar a nuestros jóvenes a estudiar y entrar al campo de la medicina. Aun cuando los adelantos en la medicina son el sello de distinción del sistema de salud en este país, no hay suficientes doctores en este país que entiendan las necesidades especiales y las preocupaciones particulares de esta comunidad bilingüe y bicultural.

  1. Examinar Detenidamente el Código de Impuestos Federal para Promover Seguros Médicos Privados a Precios más Razonable y que el Trabajador Pueda Mantenerlo aun si Cambia de Trabajo.
    El Congreso puede promover cambios en las leyes de impuestos federales para ayudar a los trabajadores de bajos ingresos y a los dueños de pequeños negocios a tener acceso a seguros médicos a precios razonables. Quizás el mejor cambio y el más importante sería reemplazar la actual exclusión de impuestos con un crédito en los impuestos a los trabajadores individuales cuando compran seguros médicos. Aun cuando esto significaría que los beneficios de salud de un empleado serían sujetos a impuestos, este crédito cubriría el costo del seguro médico, y el crédito se mantendría con el trabajador si este cambiara de trabajo. Este tipo de cambio haría que los seguros médicos fueran propiedad del trabajador, y de esta forma aumentaría el nivel de seguridad al saber que cambiar de trabajo no significa perder el seguro médico.

Sin tener que llegar a reemplazar completamente el sistema actual de exclusión de impuestos y establecer un sistema nacional de créditos de impuestos, el Congreso podría asegurarse que todos los individuos que obtengan seguros médicos fuera del lugar de empleo o aquellos que tengan negocio propio, puedan deducir la totalidad del costo de la prima del seguro médico. Aun cuando actualmente existen deducciones limitadas, y el Congreso se esta moviendo en la dirección correcta, es importante que la deducción total sea aprobada a la mayor brevedad posible.

Para lograr promover las agrupaciones para uso común ("pooling") entre los pequeños negocios, con el propósito de reducir el costo de los planes de salud, el Congreso podría ofrecer alivios contributivos. Estos pequeños negocios podrían recibir un crédito en sus impuestos, que comenzaría con las empresas más pequeñas con menos de 10 empleados.

  1. No Empeorar la Situación para las Familias de Bajos Ingresos al Aumentar los Costos de Salud y Hacer que Aumenten los Precios de los Seguros Médicos.
    Los oficiales federales y estatales a cargo del debate sobre los programas de salud deben de enfocar su atención en reducir el peso y las consecuencias de las regulaciones y los mandatos gubernamentales, y en reformar las leyes de litigación mientras se promueve la responsabilidad personal. La falta de seguros médicos y los seguros que cubren por debajo de lo necesario, son problemas muy complejos, y estas recomendaciones son componentes básicos para una solución real y permanente.

Desafortunadamente, hay demasiados miembros del Congreso que insisten en expandir las regulaciones y los mandatos gubernamentales, y en aumentar el uso de la litigación en el sistema de salud. Este tipo de acción sólo nos llevará a aumentar los costos de salud y reducir el número de trabajadores con seguros médicos para sus familias. Un ejemplo de esto es una propuesta legislativa en el Congreso que permitiría los litigios y las demandas en las cortes por daños y perjuicio no sólo contra los planes de salud privados, sino también contra las los empleadores que ofrecen esos planes de salud a sus trabajadores. De ser implementadas, estas medidas llevarían a muchos empleadores que actualmente ofrecen seguros médicos a sus trabajadores a terminar estos beneficios para evitar el riesgo de ser demandado en las cortes por los errores que pueda haber cometido una compañía de seguros médicos. Si esto ocurre, y no existe protección para estos trabajadores que perderían sus seguros médicos, tendríamos un gran problema en nuestras manos. La única protección que tendrían los trabajadores y sus familias contra este tipo de acción congresional sería en la forma de créditos contributivos o supermercados de seguros médicos para mejorar el acceso y reducir los costos de estos seguros a nivel individual.

Como dijo recientemente Greg Scandlen, un analista de la política de salud pública del CATO Institute en Washington, D.C.:

¿Los empleadores están cansados de los programas de salud, y quién los puede criticar? Cincuenta años después de la implementación de la exclusión contributiva para beneficios de salud, y 25 años después del Acta de la Seguridad de Ingresos del Empleado Retirado, los empleadores se encuentran gastando más que nunca en programas de seguros médicos, y lo único que reciben a cambio es un gran dolor de cabeza.

Si los funcionarios públicos continúan pasando leyes y regulaciones que aumentan los costos y los riesgos para los empleadores que ofrecen seguros médicos, el número de trabajadores hispanos sin seguros médicos llegará a un nivel sin precedentes. Y nuestra comunidad no puede darse el lujo de confrontar este tipo de problemas.

CONCLUSIÓN

La falta de acceso a seguros médicos privados es un problema que afecta desproporcionadamente a la comunidad hispana en los Estados Unidos. Aun cuando hay una variedad de razones para esto, la principal es la situación de empleos en la comunidad hispana. Por lo general, son trabajadores de bajos ingresos, concentrados en la industria del servicio que muy a menudo provee salarios más bajos y no ofrecen seguros médicos en el empleo. Esto los convierte en trabajadores que no ganan lo suficiente para poder comprar seguros médicos por su cuenta, pero al mismo tiempo no son lo suficientemente pobre para cualificar para programas gubernamentales de salud como Medicaid.

Mientras algunos funcionarios públicos preferirían simplemente incluir a estos trabajadores en una versión expandida de Medicaid en la que los individuos y sus familias sólo recibirían los beneficios que los oficiales de gobierno les ofrezcan, existe una mejor opción. Esto implica cambiar el sistema contributivo para los seguros médicos y ofrecerle a estos trabajadores de bajos recursos que no tienen seguro, créditos contributivos que les ayuden a cubrir los gastos de las primas de los seguros que mejor se adapten a sus necesidades particulares. Este nuevo sistema, que eliminaría la discriminación que existe contra los trabajadores que compran sus seguros médicos fuera del lugar de empleo, abriría nuevas oportunidades para que organizaciones fraternales, religiosas y comunitarias, particularmente en las comunidades hispanas, puedan auspiciar opciones de planes de salud, manejar clínicas, y establecer nuevas y mejores prácticas de medicina que sean atiendan las necesidades particulares de las comunidades que sirven.

El sistema contributivo que afecta los planes de seguros médicos, y por lo tanto el carácter del mercado de estos seguros, es gobernado por la ley federal. El Congreso debería trabajar para desarrollar programas para reducir el número de trabajadores sin seguros médicos en este país, sin aprobar leyes innecesarias que incrementen los costos y los riesgos de ofrecer seguros médicos. El Congreso debe de eliminar las barreras que existen para crear un mercado de seguros más asequible y menos costoso, establecer los mecanismos para que exista una mejor relación entre las familias y los planes de seguro médico, y con ello reducir el número de trabajadores sin protección que no tienen estos seguros.

Roberto García de Posada es el Director Ejecutivo del Hispanic Business Roundtable con oficinas centrales en Washington, D.C.


1. Este documento esta basado en testimonio presentado ante el Sub-comité de Salud y el Ambiente del Comité de Comercio de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos el 16 de junio de 1999.

2. Aetna US Healthcare, "Concerning the Uninsured Worker: An Introduction to a Critical Issue for All Americans," May 1999, página 2.

3. Ibid.

4. Oficina del Censo de los Estados Unidos: "Persons without Health Insurance for the Entire Year, by Race and Hispanic Origin, 1997," at http://www.census.gov/hhes/hlthins/hlthin97/hi97t2.html

5. Aetna US Healthcare, "Concerning the Uninsured Worker."

About the Author

Related Issues: Health Care