March 26, 2001

March 26, 2001 | Backgrounder on Family and Marriage

Estimulando El Matrimonio y Desalentando El Divorcio

Después de cuatro décadas de incremento en los fondos del gobierno para solucionar las consecuencias de familias destrozadas, un cambio en la actitud cultural con respecto al matrimonio es evidente en todo Estados Unidos. Autoridades elegidas, expertos sociólogos, líderes de comunidades, y políticos de todos los colores han llegado a admitir que matrimonios unidos - y no la intervención del gobierno - son fundamentales para mejorar el bienestar personal y de la sociedad. Más y más las investigaciones demuestran que los niños de parejas casadas tienen mejor salud, les va mejor en la escuela, viven menos frecuentemente en la pobreza y se encuentran envueltos en actividades criminales u otras actividades destructivas más raramente. Pero a medida que los matrimonios fracasan, los problemas sociales y los dineros fiscales para solucionar esos problemas, aumentan.

Si bien EEUU ha invertido $8.4 billones desde que la guerra contra la pobreza empezó en la década del 60 , la dependencia de fondos de bienestar, criminalidad juvenil, abuso de los niños, baja escolaridad, abuso de drogas, suicidio de niños, y muchos otros problemas han aumentado. Al mismo tiempo, el gobierno federal y los gobiernos de los estados todavía gastan alrededor de 150 mil millones cada año en subsidios a familias con un solo padre . Esto debe contrastarse con los aproximadamente $150 millones que se gastan cada año en un esfuerzo por reducir los hijos de madres solteras, y el divorcio - las dos causas principales de familias con un solo padre en EEUU. En otras palabras, por cada $1000 que el gobierno gasta en servicios a familias destrozadas, gasta $ 1 en tratar de evitar la fragmentación de la familia. Y todo lo que la sociedad recibe por esta "inversión" desequilibrada es un aumento de aquello a lo que da subsidio - familias destrozadas y niños con dificultades y problemas sociales. Un análisis de los datos demuestra que:

  • De cada 100 niños nacidos en años recientes, casi 60 se vieron víctimas de matrimonios destrozados, y

  • Los nacimientos a madres solteras han aumentado significativamente, de 7% de todos los nacimientos en la década del 60 a 33% al presente. 4

Observando que los gastos de beneficencia han tenido un resultado contraproducente, dando a los padres pobres un incentivo para que no se casen después de haber tenido un hijo, El Congreso hizo algo sin precedentes en 1966. Aprobó, y el Presidente Clinton firmó una ley de consecuencias históricas reformando el sistema de beneficencia. Bajo la ley 104-193, los estados pueden usar parte de los fondos para la Asistencia Temporal de Familias Necesitadas (Iniciales inglesas TANF) que sobren, que se acumulan de acuerdo a una fórmula especial, si reducen el número de personas recibiendo pagos de beneficencia - en programas para fortalecer el matrimonio y reducir los divorcios de los pobres.

Sin embargo, sólo unos pocos estados han encontrado la manera de realizar esto, o tomar medidas por sí mismos para fortalecer los matrimonios. Por ejemplo,

  • En Marzo del 2000, el gobernador de Oklahoma destinó el 10% de los fondos excedentes de TANF, para una iniciativa que intenta reducir en un tercio los divorcios para el año 2010.
  • En Abril del 2000, el gobernador de Arizona aprobó una ley matrimonial autorizando el gasto de $1 millón para desarrollar cursos a nivel local, para resolver dificultades matrimoniales.
  • En 1998, el gobernador de Florida aprobó la ley llamada de Preparación y Preservación del Matrimonio, que hace la enseñanza de dificultades matrimoniales, y su solución, parte del curriculum de la escuela secundaria. La ley también estimula la preparación prematrimonial reduciendo el costo de una licencia matrimonial en 50% para aquellos que hayan completado un curso de preparación al matrimonio.

El esfuerzo por fortalecer los matrimonios está aumentando entre las bases, y varios programas privados muestran ya resultados valederos. Las comunidades y grupos que los han adoptado informan tener menos divorcios y matrimonios más firmes, así como también mayor número de adolescentes comprometiéndose a abstenerse de tener relaciones sexuales antes del matrimonio. Tales programas ofrecen tanto a los legisladores federales como los estatales, hitos indicadores para reformar las reglas políticas de modo que puedan aumentar los matrimonios y disminuir los hijos nacidos fuera del matrimonio. Por ejemplo,

  • 'Marriage Savers' (Salvadores del Matrimonio), una serie de programas de base religiosa para ayudar a los novios, familias irregulares y matrimonios con problemas, ha ayudado a reducir la tasa de divorcios hasta en un 30% a nivel de las ciudades, y prácticamente eliminar el divorcio al nivel de la parroquia.

  • En más de 135 ciudades en todo el país, donde 'Community Marriage Covenants' (Pactos Matrimoniales ) han sido firmados ya sea por el clero, las congregaciones o los líderes de la comunidad, las tasas de divorcio han disminuído dramáticamente. En Modesto, California, por ejemplo, la tasa de divorcio ha caído verticalmente en un 47.6 por ciento desde 1986, cuando 95 pastores firmaron los primeros 'Pactos Matrimoniales'. 5

  • En Washington D.C., el programa Best Friends ha llevado a una reducción de hasta un 90 por ciento en el número de nacimientos extramatrimoniales entre sus miembros adolescentes.6

En lugar de botar más fondos en programas fiscales que tratan de resolver los resultados de la ruptura familiar, las autoridades federales y estatales debieran tomar medidas para intentar evitar la desintegración de la familia, en primer lugar.  El gobierno federal puede continuar ofreciendo incentivos, flexibilidad, medidas obligatorias, y dinero para urgir a los estados a tomas medidas; pero como la Representante (Diputada) Nancy L Johnson ('R'-republicana de Connecticut), ex presidenta del Subcomité de Recursos Humanos del Comité Económico de la Cámara (House Ways and Means), escribiera en una carta a los gobernadores estatales,

Aunque hemos proporcionado $20 millones extra a cinco estados que han reducido la tasa de nacimientos ilegítimos, necesitamos obtener mucha más información sobre qué pueda hacer el gobierno para reducir el número de nacimientos ilegítimos, o lo que sería igualmente importante, estimular los matrimonios. [7]

Por su parte, el Congreso debiera continuar su reforma histórica del sistema de beneficencia y llegar a acuerdo con el Ejecutivo para reducir la 'multa matrimonial' de la legislación de impuestos, y ajustar el crédito de impuestos según el ingreso ('earned income tax credit' --EITC) de modo que las parejas casadas de bajos ingresos, con niños, reciban un beneficio algo mayor que el que reciben los padres solteros.

Los estados también tienen  un papel importante.  Son los laboratorios naturales en los que se descubran las mejores políticas para aumentar los matrimonios y disminuir los divorcios.

Aumentar la frecuencia de matrimonios y reducir el número de divorcios son finalidades políticas razonables y necesarias.  El futuro para millones de niños americanos va a depender de que los políticos tengan éxito en ello.

POR QUÉ PUEDE SER BUENA POLÍTICA ESTIMULAR LOS MATRIMONIOS.

La literatura de las ciencias sociales está repleta de hallazgos sobre los efectos perniciosos de la ruptura familiar, especialmente para los niños.  Crimen juvenil[8] , abuso sexual, violencia,[9] e ingresos muy bajos se asocian frecuentemente en estos estudios con familias encabezadas por un solo padre o madre.  (Véanse cuadros 1-5).[10]   Niños nacidos fuera del matrimonio están a un riesgo mucho mayor de mortalidad inflantil, mayor frecuencia de retardo del desarrollo cognitivo y verbal, y mayores tasas de adicción a drogas y de embarazos extramatrimoniales en la adolescencia. [11]   Cuando grandes, tienen una tasa mayor de divorcios, trabajan en empleos peor pagados, y abusan sus hijos más seguido.[12]

El divorcio también tiene consecuencias de preocupar.  Estudios demuestran que el ingreso de la familia para mujeres y niños es probable que caiga bajo el nivel de pobreza inmediatamente después del divorcio, [13] cayendo tanto como un 50 por ciento y causando una reducción sustancial en la capacidad de ganar dinero y de adquirir fortuna a largo plazo [14]   Comparado con los niños de familias intactas, los niños de padres divorciados

  • Tienen tasas más altas de criminalidad, abuso de drogas, ser abusados sexualmente, y recibir cuidado negligente.
  • Tienen resultados pobres en tests de lectura, escritura y matemáticas, y repiten año o abandonan la escuela o la Universidad con mayor frecuencia.
  • Tienen una incidencia mucho más alta de problemas conductuales, emocionales, psiquiátricos y de salud física, incluyendo depresión y suicidio; y
  • Tienen una probabilidad mayor de divorciarse cuando grandes, y cohabitan más frecuentemente.[15]
Tales efectos no son hechos aislados;  ponen en marcha un espiral descendente de comportamiento disfuncional y de desesperación, que complica el problema para sus propios hijos, y las futuras generaciones.  En términos económicos, el divorcio reduce el capital y los intereses que se obtienen, a una velocidad acelerada.  El costo para la sociedad es exorbitante:  Un experto en problemas sociales ha estimado que las consecuencias de crímenes en la sociedad americana tiene un costo cercano a $1 billón (american trillion) anualmente.  [16]   Los estadistas que quisieran detener esta decadencia de la sociedad debieran mirar, más bien, a las maneras posibles de reducir el número de niños ilegítimos, de divorcios, y de cómo fortalecer el matrimonio.

 






OPORTUNIDADES PERDIDAS

La revolución que comenzó con la Ley de Reforma de Servicios de Beneficencia de 1996 ha tenido éxito en reducir el número de personas en las listas de recipientes de subsidios.  El texto de la ley establece que aquellos estados que reciben dineros federales de Asistencia Temporal para Familias Necesitadas tienen que implementar programas que lleven a beneficiar a los que reciben estos subsidios y que los beneficios se limitan a cinco años, mientras se ayuda a los receptores a hacer la difícil transición a obtener trabajo.  Además, para eliminar el incentivo que lleva a rehuir el matrimonio con miras a obtener beneficios mayores, el Congreso aumentó los dineros que se proporcionan para programas de abstinencia e instruyó a los estados a usar parte de esos excedentes de dinero para fortalecer el matrimonio entre los beneficiarios.  Tres de las cuatro declaraciones de propósito de la legislación especifican como metas la formación de matrimonios y la reducción de hijos extramatrimoniales (véase cuadro en pag.... )

Si bien el espíritu e intento de la ley de reforma de la beneficencia son claros, sólo unos pocos estados han hecho algo en sus leyes desde 1996 para fortalecer los matrimonios, y solo el gobierno de Oklahoma ha hecho uso de su poder para conseguir que los dineros de TANF se gasten en programas que fortalecen el matrimonio.  La cantidad de dineros públicos dedicados a estos programas estatales, es pequeña.

  • Arizona ha autorizado gastar $ 1 millón al año, mientras que Oklahoma ha autorizado que hasta $10 millones de su excedente de TANF se emplee para iniciar el desarrollo de programas permanentes de promoción del matrimonio, que más adelante recibirán fondos del presupuesto anual.
  • Estos $ 11 millones son solamente el 0.16 por ciento de los $6.9 mil millones en excedentes de TANF que se acumularon en el país en el año 2000. [17]

Estos fondos están disponibles porque los estados continuan recibiendo su fórmula de subvención de Washington, aun cuando la reforma de beneficencia ha reducido el número de beneficiarios.  Parte de estos excedentes está destinado a otras iniciativas de beneficencia, pero por lo menos $2.2 mil millones del total de $6.9 mil millones estaría disponible para iniciativas que promuevan el matrimonio y reduzcan el número de divorcios entre los pobres.[18]

Para reducir los efectos deletéreos de los nacimientos extramatrimoniales y el divorcio, y para estimular los matrimonios, Washington debiera establecer un mecanismo de vigilancia para evaluar cómo están los Estados usando los excedentes de fondos de TANF.   Responsabilidad es la clave para mejorar los servicios.  El gobierno federal tiene la obligación de asegurarse que las "mejores prácticas" están siendo seguidas.

Cómo se estimula el matrimonio en la ley de 1996 de Reforma de Beneficencia.

La ley pública 104-193, que proporciona subsidios a los estados para Ayuda Temporal a Familias Necesitadas, estimula a los estados a fortalecer los matrimonios y reducir los nacimientos extramatrimoniales, al estipular que:

El propósito (de esta ley)... es aumentar la flexibilidad de los Estados en su operación de un programa destinado a

  • proporcionar ayuda a familias necesitadas, de modo que los niños puedan ser cuidados en sus hogares o en los hogares de parientes;
  • terminar la dependencia de padres necesitados de beneficios del gobierno, a través de la promoción de preparación profesional, trabajo y matrimonio
  • prevenir y reducir la incidencia de embarazos extramatrimoniales y establecer metas anuales para prevenir y reducir la incidencia de tales embarazos; y
  • estimular la formación y permanencia de familias con dos padres. 1

                                         _____________________________

1.  Public Law 104-193, Section 103, Block Grants to States for Temporary Assistance for Needy Families (énfasis añadido)


CÓMO SE ESTÁN IMPLEMENTANDO LAS POLÍTICAS MATRIMONIALES POR LOS DISTINTOS ESTADOS.

Las distintas maneras cómo los estados están implementando políticas relativas al matrimonio para reducir los nacimientos sin matrimonio y el divorcio permiten alentar esperanzas.  Ellas ofrecen a los otros estados y al gobierno federal modelos claros en los cuales se puedan basar futuras decisiones para fortalecer los matrimonios y reducir los costos y efectos dañinos del quiebre de la familia.

Arizona.  En Abril de 2000, la Gobernadora Jane Dee Hull (R) aprobó una ley sobre matrimonios autorizando el gasto de $1 millón del presupuesto anual ordinario, para desarrollar cursos locales de cómo resolver los problemas matrimoniales para  parejas pobres, y para una campaña de prensa favorable al matrimonio.[19]   Esta ley fue aprobada el 21 de Mayo de 1998.

Arkansas.  El Gobernador Mike Huckabee (R) espera poder reducir la tasa de divorcios en un 50% para el año 2010 y es uno de los que han propuesto una ley estatal de Pacto Matrimonial (Marriage Covenant) [20]   Su estrategia se basa en su convicción que todas las decisiones debieran hacerse al nivel más bajo posible en el gobierno;  en el caso de la política de beneficencia, esto debiera ser al nivel del condado (distrito).  Es una estrategia que toma muy en cuenta a las iglesias, porque el 75% de los matrimonios en Arkansas son oficiados por pastores.

Los esfuerzos del Gobernador de promover los matrimonios abarcan desde colocar información sobre los Matrimonios y su política en su página de Internet oficial[21] hasta urgir a los pastores, a las congregaciones y a los líderes cívicos a formar en la comunidad  Pactos Matrimoniales como una manera de estimular a las parejas a participar en programas de preparación al matrimonio y a buscar ayuda si tienen problemas en el matrimonio.[22]   Huckabee ha estado pensando en ofrecer un crédito de $100 sobre los impuestos  para aquellos que toman cursos prematrimoniales; se estima que el costo anual para el estado si todas las parejas que se van a casar tomara tales cursos, y pidiera su crédito, podría ser de unos $ 4 millones.[23]

El condado de Cherterfield en Virginia, y el de Cobb en Georgia, ya ofrecen tales programas.  El condado de Chesterfield ofrece clases de preparación al matrimonio, y uno de los empleados de salud mental ha recibido entrenamiento de habilidad para resolver problemas matrimoniales.  El programa que ya ha estado en efecto por siete años, y recibe un subsidio local, del estado y del gobierno federal, se ofrece a parejas en cualquier situación, y está siempre lleno.  El condado Cobb ofrece cursos de educación matrimonial a través de las oficinas de juzgados de familia.  Los cursos se financian con contribuciones de los jurados que renuncian a sus honorarios, y por aportes voluntarios.

Huckabee está urgiendo a las autoridades locales que vigilan el desembolso de fondos TANF y de excedentes de TANF a desarrollar iniciativas para estimular el matrimonio y reducir los divorcios.  Los detalles sobre selección de organizaciones caritativas en la ley federal de beneficencia [24] por ejemplo, permitiría a organizaciones religiosas el competir en iguales términos (sin perjuicio) por contratos para servir a los pobres en sus respectivas áreas de conocimiento, ya sea buscar empleo, entrenamiento para el empleo, cuidado de los niños, aconsejar con respecto a drogas, o cualquier otro servicio que pueda ayudar a los receptores de beneficios a hacerse autosuficientes.

Florida.  En 1998, Florida fue el primer estado en incorporar la resolución de problemas matrimoniales como parte del curículo de educación superior, cuando el Gobernador Lawton Chiles (D) aprobó la ley de Preparación y Preservación del Matrimonio.  La ley estimula la preparación prematrimonial al reducir el costo de la licencia matrimonial en un 50% para aquellos que tomas un curso de preparación al matrimonio antes de casarse.  En el condado de Leon, el 32% de las parejas están tomando actualmente los cursos de preparación al matrimonio,[25] primariamente en sus iglesias.  Por otra parte, la ley de 1998 ha dado poco fruto porque permite escapatorias que hacen fácil evitar un cambio del curriculum educacional.

Louisiana.  El líder original en el movimiento a favor del matrimonio entre los estados, Louisiana causó un debate nacional en 1997 al aprobar una ley que permite "Pactos Matrimoniales",[26] en los cuales las parejas prometen mantenerse casados por vida y renuncian al derecho de un divorcio sin culpa.  El 'divorcio sin culpa' en Louisiana requiere postponer la acción legal por 180 días.  Las parejas que eligen un 'Pacto Matrimonial' se comprometen a que, si llegan a tener problemas, se van a separar por un mínimo de dos años antes de recurrir al divorcio, y tratarán de obtener los servicios de un consejero matrimonial.

La ley de Pacto Matrimonial  no ha funcionado en forma efectiva.  Debido a que son muy pocos los empleados del registro civil que informan a las parejas que solicitan una aplicación de licencia matrimonial sobre esta posibilidad legal, muy poca gente en Louisiana la conoce, y una proporción muy baja de parejas la han elegido.  No resulta sorprendente que aquellos que lo han hecho tengan de partida muy bajo riesgo de divorciarse.[27]

 A comienzos del año 2000, la legislatura pasó una resolución urgiendo al gobernador a nombrar un Consejo de matrimonios que pudiera desarrollar, vigilar y evaluar la política matrimonial, los programas, el curriculum educativo, la publicidad y el proporcionar servicios a las familias para asegurarse que el estado no esta  socavando o descorazonando a los matrimonios de ninguna manera.

Oklahoma.  Oklahoma ha tomado la iniciativa legislativa entre los estados que hacen esfuerzos para fortalecer los matrimonios.  En Junio de 1999, el Gobernador Frank Keating (R) llamó a una Conferencia con el Gobernador y la Primera Dama, sobre el matrimonio, juntando a líderes  de negocios, de grupos religiosos, educacionales y del gobierno, y también profesionales relacionados al problema, y la prensa, intentando forjar el primer plan de acción estatal para reducir el número de divorcios.  En Marzo del 2000, Keating anunció una iniciativa novedosa, con un presupuestos de $10 millones, destinando el 10 por ciento de los excesos de fondos TANF a esfuerzos para fortalecer los matrimonios y reducir los divorcios.

El Gobernador Keating también propuso una meta de reducir en un tercio la tasa de divorcios antes del 2010.  En 1999 el estado tomó medidas para eliminar las desventajas en la manera cómo se calcula el ingreso de padrastros casados, comparado con aquel de parejas que cohabitan.  Cambios similares se hicieron en la forma cómo el estado calcula quién deba recibir beneficios por el cuidado de niños.  Hay en este momento menos incentivos para parejas de bajos ingresos que reciben beneficios, para vivir juntos sin estar casados, con el fin de recibir mayores beneficios.

Otros elementos de la iniciativa de Oklahoma incluyen:

  • El establecimiento de un centro de recursos matrimoniales para proporcionar información sobre el matrimonio, y guiar a las parejas.
  • Una campaña pública de educación sobre la importancia del matrimonio;
  • Un programa de extensión para cambiar las actitudes de los jóvenes con respecto al matrimonio;
  • Un esfuerzo para promover Políticas de Comunidad sobre el Matrimonio y desarrollar a nivel de las comunidades programas para reforzar los matrimonios, de acuerdo con los pastores ;
  • Proporcionar fondos para tener en la Universidad de Oklahoma un experto en matrimonios, cargo que ocupará algún experto que tenga reputación nacional.
  • Proponer conferencias estatales sobre el matrimonio en forma regular;
  • Proporcionar entrenamiento a trabajadores sociales estatales, tal como ha sido el servicio de extensión agrícola y las enfermeras sanitarias, para ayudar a enseñar cursos para resolver problemas matrimoniales a nivel de la comunidad;
  • Mejorar el sistema de colección de información, para documentar los matrimonios y divorcios en el estado; y
  • Asociación con grupos de base religiosa y caritativa en programas destinados a fortalecer los matrimonios.

Utah.  Siguiendo el liderazgo del Gobernador Michael Leavitt, se están haciendo más y más esfuerzos para reestructurar los matrimonios en el estado.  En 1998 el Gobernador Leavitt organizó una Comisión del Gobernador para identificar programas y métodos que pudieran fortalecer los matrimonios.  A fines de Febrero de 2001, el estado siguió el ejemplo de Oklahoma, y destinó $600.000 de sus excedentes de fondos TANF para promover la educación matrimonial en los próximos dos años.  La legislatura también había formado una Comisión Matrimonial dos años atrás, y aumentó la edad mínima para casarse de 14 a 16 años.  El Gobernador Leavitt preside una Semana Matrimonial cada año en Febrero, y conferencias regionales en las que participa el Gobernador y su esposa,  tienen lugar en diversos puntos del estado.

  Utah promueve la educación matrimonial en sus 105 escuelas secundarias, habiendo agregado un capítulo sobre el matrimonio a los cursos de educación cívica, "Responsabilidades y Rol de los Adultos".  También organiza cursos de educación sobre problemas matrimoniales para profesores, a través de conferencias dadas por buenos expertos en matrimonio, tales como David Olson de la Universidad de Minnesota, que ha desarrollado el primer método, y el más usado,  de evaluación prematrimonial.

Wisconsin.  La legislatura de Wisconsin ha destinado $210 000 fondos de excedente de TANF durante el período 2001-2002 para un proyecto de Política Matrimonial a nivel de la Comunidad, que va a llevarse a cabo con miembros del clero para desarrollar "estándares" generales claros sobre el matrimonio.  Wisconsin es el primer estado que ha proporcionado fondos para un empleado a tiempo completo cuya misión consiste en concebir Políticas Comunitarias sobre el Matrimonio.  La organización Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU)hizo una demanda judicial con éxito contra un intento previo de la legislatura, que se basaba en iniciativas religiosas para reforzar los matrimonios.  La legislación reelaborada ahora incluye jueces y magistrados, que tambien participan en matrimonios, y debiera superar un intento judicial de eliminarla.

Otros Estados.  Reuniones cumbre, similares a las de Utah que incluyen hombres de negocio, salud, educación, consejeros psicológicos, clero, trabajadores sociales, prensa y educación matrimonial han tenido lugar en Arkansas, Iowa, Kansas, New Mexico y Oklahoma.

En 2000 las legislaturas de Maryland y Minnesota pasaron leyes que debieran establecer programas para estimular la educación para el matrimonio, pero esas leyes fueron vetadas por los respectivos Gobernadores - Parris Glendening (D) y Jesse Ventura (Independiente).

En Maryland el Gobernador Glendening alabó la intención de la ley de información prematrimonial que habría reducido el costo de la licencia matrimonial, diciendo que "educar a los individuos sobre las demandas y realidades del matrimonio y la paternidad es de alabar, y vale la pena",[28] y sin embargo vetó la ley.  Los proponentes originales, los Delegados John R. Leopold (R-de Anne Arundel)[29] y Kenneth Montague (D-Baltimore),[30] han revisado el proyecto de ley para especificar las calificaciones de aquellos que puedan enseñar el curso - trabajadores sociales, psicólogos y líderes religiosos con entrenamiento especial - de modo de satisfacer a los interesados que se puedan sentir afectados.

Es irónico que aunque los datos muestran que la violencia doméstica es mucho menor entre las parejas casadas, los activistas contra la violencia doméstica se han conseguido la mayor parte de los dineros de licencias matrimoniales.  De los $55 de una licencia matrimonial, $45 se dedica a reducir la violencia doméstica; sólo $10 quedan para hacer un descuento al costo del curso pre matrimonial.

En Minnesota, el Senador Steve Dille (R) ha reintroducido una ley [31] en la cual las parejas que toman un curso de 12 horas de educación prematrimonial, recibirán un descuento de $55 del costo de su licencia.  Al reformar y volver a someter la ley, los proponentes han consultado ampliamente con secretarios de condados, con miras a evitar un veto del Gobernador.

INICIATIVAS PRIVADAS SOBRE EL MATRIMONIO.

  Más y más los analistas políticos tanto liberales (progresivos) como conservadores están de acuerdo en que el divorcio y los nacimientos extramatrimoniales tienen consecuencias deletéreas de larga duración  para las mujeres, los niños y la sociedad;  pero la evidencia  está aumentando en el sector privado que el gobierno podría ayudar a cambiar esto.  Estudiando y aplicando lo que ya está funcionando en los estados y las localidades - los laboratorios de iniciativas políticas eficaces --  sería posible reducir la tasa de divorcios de un tercio a la mitad, en un plazo de unos pocos años.  Los elementos más importantes de tal esfuerzo son (1) buenos datos de resultados, con los que se pueda encontrar los mejores métodos en los distintos campos, y (2) la voluntad de aplicar estos descubrimientos a las políticas y los programas federales, estatales y locales.

Varios programas no-gubernamentales parecieran reducir significativamente el número de divorcios y disminuir el número de hijos extramatrimoniales, y aumentar el número de matrimonios.    Aquellas comunidades que han establecido grupos del 'Marriage Savers' (Salvadores matrimoniales) y Pactos Matrimoniales en la comunidad muestran los mejores éxitos en reducir los divorcios.[32]   La estrategia es ayudar a las Iglesias a entrenar consejeros para parejas comprometidas, que puedan ayudarlos a prepararse para un matrimonio de por vida, y ayuden a aconsejar a matrimonios con problemas.  Organizaciones con este tipo de consejeros han podido ayudar hasta el 90 por ciento de parejas con problemas que lo han deseado.

'Salvadores Matrimoniales' empezaron el primer Pacto Matrimonial en la Comunidad en Modesto, California, en 1986.  Un servicio bien desarrollado incluye siete actividades religiosas claves:

1.  Un minimum de cuatro meses de preparación antes del matrimonio;

2.  Una evaluación prematrimonial de las opiniones de los novios por separado con respecto a temas significativos, tales como las finanzas y la educación de los hijos, usando cuestionarios tales como PREPARE [33] y FOCCUS. [34]   Las respuestas al cuestionario forman la base de la discusión durante las clases de preparación al matrimonio.[35]

3.  Entrenamiento de las parejas consejeras de cómo usar los resultados del cuestionario, para facilitar la discusión de aquellos puntos en que la pareja está de acuerdo, o en desacuerdo.

4.  Un programa para fortalecer los matrimonios presentes, tal como Encuentro Matrimonial (Marriage Encounter)[36] , 'Marriage Alive'[37] , o 'Family Builders'.[38]

5.  Un programa para ayudar a matrimonios con problemas, ya sea uno bien establecido, como "Retrouvaille"[39] o uno que use parejas de la comunidad, que hayan aprendido con éxito a dar consejo matrimonial, muchas veces para resolver sus propios problemas.  En Rockford, Illinois, la Primera Asamblea de Dios entrenó a 14 parejas "rescatadas del borde del abismo", en su iglesia, para trabajar con matrimonios en problemas.  Terapeutas del lugar aprendieron de este "Ministerio Matrimonial" y enviaron docenas de sus casos más difíciles a la Primera Asamblea.  En tres años, guías de la Primera Asamblea han ayudado a más de 100 parejas casadas que iban rumbo al divorcio y salvaron a todas, menos cuatro.[40]

6.  Guías para familias de padrastros.  De acuerdo a datos de investigación del gobierno federal, 20 por ciento de los niños Americanos estaban viviendo con padrastros o madrastras en 1995.[41]   El Reverendo Dick Dunn de la Iglesia Metodista Unida de Roswell cerca de Atlanta, creó un grupo de apoyo para Padrastros, operado por parejas de padrastros que habían logrado organizar familias realmente unidas.  Cuatro de cada cinco participantes han mantenido sus matrimonios intactos durante el período de estudio - un resultado que es casi el doble de lo normal para familias de esta clase.

7.  Ministerio para parejas separadas.  Hay muchas maneras de mejorar las probabilidades de reconciliación para parejas separadas, como muestra el trabajo de Joe y Michele Williams en un programa llamado Reconciliándose como Dios Quiere (Reconciling God's Way).  La pareja informa que el programa ha ayudado a más del 70 por ciento de aquellos que se habían separado, para volver a juntarse en matrimonio.[42]

Algunos pastores y sus congregaciones han implementado todos los siete elementos en sus parroquias.[43]

Más de 135 ciudades han establecido Pactos Matrimoniales de la Comunidad,  para motivar a congregaciones de 'Marriage Savers' y a líderers cívicos, para estimular a las comunidades a hacer esfuerzos para fortalecer los matrimonios.  En el otoño de 1999 solamente, Charleston en West Virginia, Baton Rouge y Alesandria en Louisiana; Fairfield en Connecticut; Wausau en Wisconsin; Flower Mound en Texas; y Harrisonburg en Virginia, todas ellas se hicieron Ciudades de Pacto Matrimonial de la Comunidad.  Anteriormente ese mismo año, Jamestown en Nueva York y Toms River en Nueva Jersey fueron las primeras ciudades en esos estados que organizaron tales grupos de apoyo.

Muchas ciudades con Pacto Matrimonial Comunitario informan de una reducción de hasta un 47 por ciento en las tasas de divorcio.[44]   Por ejemplo, 95 pastores firmaron un pacto en Modesto, California, en 1986.  Desde esa fecha, la tasa de divorcio ha caído en un 47.6 por ciento, mientras que los matrimonios han aumentado en un 9.8 por ciento.[45]   En algunas ciudades, la tasa de divorcios ha declinado 20 veces más rápido que la tasa nacional, de 1.3 por ciento.[46]

La diferencia dramática en las tasas de divorcio entre Kansas City, Kansas, que tiene un programa de 'Marriage Savers', y Kansas City, Missouri, que no lo tiene, demuestra el efecto de estas estrategias matrimoniales.

  • En Kansas City, Kansas, y los suburbios, el número de divorcios ha caído un 32.5 por ciento - de 1530 a 1001 - en solo dos años, mientras que el número de matrimonios ha permanecido virtualmente igual.  Sólo 40 pastores - una pequeña fracción del número de clérigos en esos dos condados-habían firmado la Política de Comunidad Matrimonial, pero el Kansas CityStar había publicado varios artículos sobre la iniciativa.
  • Mientras tanto, al otro lado del río, el número de divorcios en realidad aumentó en los mismos dos años, en el área metropolitana que incluye Kansas City, Missouri, y sus suburbios - de 3586 a 3725.

Cómo explicar la diferencia:  Todo el clero que participó en el Pacto Matrimonial Comunitario y  todos los artículos publicados sobre esta iniciativa, sucedieron en Kansas, no en Missouri.  Un estado desarrolló un clima visiblemente favorable al matrimonio;  el otro se arrastró sin cambiar de actitudes ni expectativas.[47]   Esta es una evidencia muy poderosa sobre la eficacia de políticas que favorecen el matrimonio.  Las autoridades en todos los estados debieran estimular a los líderes comunitarios a establecer y expandir programas de 'Marriage Savers'.

Mediación Enfocada ('Focused Thinking Mediation'), un programa que en Sudáfrica ha ayudado a un 50 por ciento de las parejas que trataban de divorciarse, a mantenerse unidos [48] , opera ahora en los juzgados de familias en la parte sur del estado de Michigan.  Los juzgados han usado la Mediación Enfocada en los divorcios con disputas más violentas, con un promedio de 20 sesiones en la corte por año, y de una duración promedio de más de dos años.  De las 26 parejas que han participado en el programa, solo dos no llegaron a acuerdos amigables y no han necesitado volver a la corte.[49]   Los resultados han sido tan notables que las cortes están considerando empezar a usar el programa antes del divorcio.

Stan Posthumus que es abogado y trabajador social [50] y desarrolló y perfeccionó la Mediación Enfocada, durante la década de 1990, espera ayudar a las parejas que han presentado demanda de divorcio, para que puedan llegar a acuerdo con menos conflictos y desagrados.  Mediadores bien entrenados, que pueden ser abogados, trabajadores sociales u otros, ayudarían a una pareja a empezar a comunicarse mejor, a veces por la primera vez en años.  Si la experiencia de Sudáfrica sirve , muchas parejas van a reconsiderar su decisión de divorciarse, y decidirse,  en vez, a componer su matrimonio sobre la base de buena comunicación y común acuerdo.

Autoridades del estado y de las comunidades locales debieran considerar el desarrollar Institutos de Mediación Enfocada para entrenar y dar certificado a mediadores tanto privados como del gobierno.  El beneficio directo para los estados incluiría menos divorcios y menos necesidad de servicios; reducción de costos de juzgados; y menos mujeres y niños en la pobreza.

Un programa de la Fundación 'Best Friends" (Mejores amigos)[51] en Washington, Distrito de Columbia, ha reducido los nacimientos extramatrimoniales entre sus miembros por alrededor del 90 por ciento y ha llevado a un porcentaje similar de adolescentes a comprometerse a no tener relaciones sexuales hasta el matrimonio.  El comienzo demasiado temprano de relaciones sexuales entre los adolescentes, reduce la probabilidad de tener un matrimonio estable más adelante y aumenta las probabilidades de tener muchos contactos sexuales y enfermedades de transmisión sexual, nacimientos extramatrimoniales y abortos.

Este programa voluntario basado en las escuelas y con guías voluntarios para las muchachas, comienza en el quinto año (de escuela primaria).  Estimula a las muchachas a proponerse metas y ayudarse unas a otras cuando intentan alcanzar esas metas.  Dado que los embarazos extramatrimoniales y los nacimientos pueden descarrilar las mejores intenciones de las muchachas, especialmente entre niñas de grupos pobres, en los que la vida de familia no es la norma, tal ayuda es esencial.

Los resultados son impresionantes:  sólo 1 por ciento de las que participan en el programa se han embarazado, en un período de alrededor de ocho años (desde el comienzo del programa hasta el año en que fue evaluado), y el 90 por ciento se han abstenido de tener relaciones sexuales.  Para los adolescentes en los barrios pobres de las ciudades, en los que la tasa de embarazos puede llegar al 80 o 90 por ciento, este resultado es admirable.[52]

La Iniciativa Paterna Nacional (National Fatherhood Initiative-NFI) es un programa iniciado hace siete años que está resultando muy eficaz para motivar a los padres a envolverse más con sus familias.  En un período de cuatro años, comenzando en Mayo de 1996, la Iniciativa gastó $800 000 en una campaña de televisión estimulando a los padres a envolverse más con sus niños y con sus familias.  La campaña obtuvo 187 veces esa suma ($130 millones) en avisos gratuitos, regalados por los canales de Televisión.  En Virginia, la campaña gastó $ 200 000 en un período de año y medio, con resultados impresionantes:  una de cada tres personas recordaba los avisos;  40 000 padres cambiaron sus costumbres, para pasar más tiempo con sus niños; y 100 000 personas dieron mayor apoyo al papel de los padres o se comprometieron a hacer las veces de padre cuando este no estaba presente [53] .

Cursos de Preparación al Matrimonio.  Cuestionarios basados en investigaciones  sobre compatibilidad para el matrimonio, tales como PREP[54] , FOCCUS, y REFOCCUS,  se han usado ampliamente en programas de preparación al matrimonio, o de revitalización de ellos, al nivel parroquial, por muchos años.  Estos estudios ayudan a las parejas a mejorar sus relaciones al ayudarlos a encontrar y analizar áreas de conflicto potencial - tales como las finanzas y la decisión de tener hijos -y actitudes que podrían crear sentimientos de ira o de alienación.  Estos cursos y métodos, así como otros programas como PAIRS, [55] Mejora de Relaciones (Relationship enhancement),[56] y otros, [57] ayudan a las parejas a desarrollar la habilidad para resolver problemas, escuchar, y desarrollar formas efectivas de comunicación que pueden fortalecer sus relaciones.

COMO ESTIMULAR LOS MATRIMONIOS Y REDUCIR LOS DIVORCIOS.

Aunque las actitudes culturales, los hallazgos de la sociología y los programas sociales han empezado a reconocer la importancia de apoyar los matrimonios y disminuir la incidencia de los divorcios, las políticas y actividades de los gobiernos estatales todavía están inclinadas en contra de los matrimonios.  Esta inclinación aumenta el daño causado por décadas de política federal de beneficencia que prácticamente ha eliminado el matrimonio de los pobres, y política federal de impuestos que pena al matrimonio.  Sin que importe si la reforma de la beneficencia a niver federal tenga lugar, los estados pueden modificar las maneras cómo gastan sus fondos, administran los programas, coleccionan información y conducen investigación, seleccionan el curriculum escolar, pasan leyes, y aun la manera en que se refieren al matrimonio.

PROMOVIENDO EL MATRIMONIO.

Tal como en Oklahoma, Arkansas y  los otros estados que están desarrollando políticas favorables al matrimonio, los otros estados debieran comenzar a hacer esfuerzos por reducir el número de divorcios y nacimientos extramatrimoniales, y aumentar los matrimonios.  Entre las medidas específicas que se puedan tomar, están las siguientes:

1.     Establecer una meta de reducir los nacimientos extramatrimoniales y los divorcios por un 33 por ciento en cada estado para el año 2010.  Sobre la base de los éxitos de varias iniciativas ya establecidas alrededor del país, tal meta es realista y alcanzable.  Lo único que se necesita es que cada estado utilice sus recursos para diseñar aquellos programas más adecuados para sus necesidades y condiciones.

2.     Hacer un esfuerzo concertado de usar los excedentes de TANF en programas que aumenten los matrimonios y disminuyan los divorcios entre los pobres.  Como ya hemos visto, hay muchos recursos y muchos expertos en el país, que si se utilizaran,  podrían mejorar las expectativas de las parejas de formar matrimonios sólidos.  Se podría hacer un argumento poderoso para establecer Oficinas de Iniciativas Matrimoniales en los estados, para estimular los matrimonios y disminuir los divorcios, especialmente entre los pobres o los marginalmente pobres , y reducir el costo para los contribuyentes.[58]   Esa oficina debiera identificar las políticas y programas eficaces de promoción matrimonial para asegurarse de que el estado está usando los excedentes de TANF en forma que realmente reduzca los divorcios y los nacimientos extramatrimoniales entre los pobres.  La provisión de opción caritativa en la legislación TANF se aplicaría a esos gastos.  La opción caritativa permitiría a organizaciones de base religiosa el competir con otros grupos no religiosos para obtener fondos sin desventaja o prejuicio, y ser juzgados exclusivamente en base a su eficacia.

3.  Distribuir fondos de beneficencia estatal para premiar a los distritos que reducen los nacimientos extramatrimoniales y los divorcios.   Tal como el gobierno federal premia a los estados que tienen éxito en reducir las tasas de nacimientos extramatrimoniales,[59] los estados debieran premiar a aquellos distritos (condados) que obtengan una dsiminución significativa en el número de nacimientos extramatrimoniales y divorcios.  Sin embargo, los estados debieran aprender de la experiencia del gobierno federal y asegurarse que los distritos que reciben premios sean los que han demostrado la capacidad de desarrollar un plan que funcione,  y no aquellos que por casualidad experimenten una reducción en el número de nacimientos extramatrimoniales.  Mientras más generosos sean los estímulos, más entusiasta será la competencia entre los distritos.

4.  Hacer leyes estatales más favorables al matrimonio.  Muchos estados  penalizan los matrimonios en su código tributario.  Por lo menos cada estado debiera eliminar esa pena.  Los estados debieran hacer un cálculo realista de lo que les cuesta cada familia destruida, y los que le ahorran ese gasto al estado, debieran ser mejor tratados por el código tributario.    Un modo sencillo sería hacer las excepciones tributarias más altas para las parejas casadas con niños pequeños o estudiando en la Universidad.

5.  Eliminar los incentivos perversos de las leyes estatales que aumentan los beneficios de los padres solteros si tienen más hijos.  Para disminuir la parcialidad antimatrimonial que resultó tan destructiva en el antiguo sistema de beneficencia, los estados debieran considerar nuevos beneficios o una expansión de los beneficios presentes para las parejas casadas que están recibiendo beneficencia.  Cuando les nace el niño, el 82 por ciento de las madres solteras están envueltas emocionalmente con el padre, el 44 por ciento viven juntos, y más del 70 por ciento de las madres dicen que su probabilidades de casarse con el padre son "50/50"[60]   Los costos a largo plazo para la sociedad, son inmensos por no dejar bien en claro por qué debieran casarse esas parejas.

  Apoyar iniciativas que ayuden a las parejas con problemas a ponerse bien.  El divorcio es la razón principal por qué mujeres y niños caen en la pobreza.[61]   Muchas organizaciones han desarrollado programas para fortalecer matrimonios con problemas, tales como Retrouvaille[62] , Marriage Encounter[63] , Marriage Savers y Mediación Enfocada.  Hacer estos programas accesibles para los pobres o marginales debiera ser una tarea fundamental para la Oficina de Iniciativas Matrimoniales.

7.  Estimular la acción de Iglesias e iniciativas de base religiosa en las zonas pobres.  Pocos americanos se dan cuenta de hasta qué punto han desaparecido los matrimonios entre los pobres.  En el quintile de ingresos más bajos, el 74 por ciento de las familias con niños estaban encabezadas por una madre (o padre) soltero en 1996[64] .  En gran parte este es el resultado de programas del gobierno, tales como la beneficencia, que tienen incentivos que castigan el matrimonio, y programas de planeamiento familiar que favorecen la actividad sexual y tener hijos, sin relación con el estado civil.[65]   Dada la eficacia de las Iglesias en fortalecer los matrimonios, las iglesias en los barrios pobres son probablemente los aliados más eficaces que tiene el gobierno en los esfuerzos por reducir los divorcios y aumentar los matrimonios en las comunidades que sufren los efectos de la ruptura familiar.  Las autoridades no pueden hacer el trabajo que hacen las iglesias y el sector privado en la reparación de las instituciones del matrimonio y la familia, pero pueden estimularles los esfuerzos por aumentar los matrimonios.  Pueden también fijar la atención pública en la necesidad de apoyar las familias con padre y madre.  Este sistema contribuiría a cambiar el debate y el clima  cultural en sus estados.

8.  Asegurarse que los empleados del gobierno apoyan la iniciativa matrimonial.  Para que una política pueda aumentar la frecuencia de matrimonios y disminuir la incidencia de los divorcios, las autoridades a todos los niveles del gobierno deben apoyar el proyecto.  Los gobernadores y los legisladores estatales debieran  utilizar alas autoridades de distrito que procesan las licencias matrimoniales, y también a los empleados de beneficencia, consejeros en las escuelas, y enfermeras de salud pública y de las escuelas, que tienen que ver con madres jóvenes, para que las animen a participar en clases de preparación al matrimonio, y de resolución de problemas matrimoniales.  Empleados de programas tales como servicios de extensión agrícola y de unidades de salud mental, pueden recibir entrenamiento para que puedan enseñar a nivel local. 

Y el personal que bloquee o ignore buenas políticas, debiera ser educado sobre el problema, o reemplazado.

9.  Crear incentivos para las parejas para que participen en clases de preparación al matrimonio antes de obtener su licencia matrimonial.  Por ejemplo, Florida ofrece un descuento en las licencias matrimoniales si la pareja toma un curso de cuatro horas de preparación el matrimonio, con un segmento sobre los efectos del divorcio, y cómo obtener un divorcio.  Minnesota, Maryland y otros estados, tienen legislación pendiente que igualmente estimularía los cursos de preparación al matrimonio.

La acción del gobierno een esta área tiene que ser prudente porque hay detalles de libertad personal, de tomar decisiones íntimas, y también la protección del bien común están en juego.

RESPUESTA A LOS QUE OBJETAN QUE EL GOBIERNO PUEDA FAVORECER EL MATRIMONIO.

Objeción:  Algunos críticos, como Don Block, ex presidente de la American Family Therapy Academy, objeta que se usen dineros de beneficencia para estimular el matrimonio: "En realidad es quitarle el dinero a los que están al borde del precipicio, gente que tiene muchas necesidades de salud, nutrición, habitación..."  Otros dicen que es injusto usar dineros de TANFde manera que favorecería a personas que no reciben beneficencia.

Respuesta:   El deber del gobierno es proteger y apoyar el bien común.  Por los últimos 35 años, el gobierno ha tenido un rol capital en la destrucción de los matrimonios entre los pobres, por los subsidios a los hijos de madres solteras.  Para corregir los resultados de esa política, en el futuro los beneficios deben estar destinados a programas que reestablezcan el matrimonio entre los pobres.  En este proceso, las familias de ingresos medios y altos pueden ser educadas para que eviten los hijos extramatrimoniales y que se preparen mejor para el matrimonio.  Prevenir el divorcio entre familias de bajos y medianos ingresos es evitar la pobreza, y esa es buena política del gobierno.

Objeción:  El gobierno no tiene nada que hacer estimulando a la gente a casarse.

Respuesta:  Como ha dicho el Gobernador Keating de Oklahoma, "Cuando se mira a las consecuencias del divorcio, es mejor preguntar : "Qué razón podemos tener para no preocuparnos?"  Un buen gobierno tiene un interés crítico en matrimonios estables.  La consecuencia de décadas de políticas erradas es una cultura de ambivalencia con respecto a los compromisos, con resultados devastadores para los niños.  El bien común se basa en vida de familia estable, que se basa en estabilidad matrimonial.  Si losmatrimonios se quiebran, disminuye el orden público, los gastos públicos aumentan, y la necesidad de control por parte del gobierno para contrarrestar los problemas que se producen, aumenta.  La restauración del matrimonio es el sistema de costo más efectivo de reducir la carga impositiva de programas sociales y de mejorar el bienestar de niños y pobres.


EDUCANDO AL PUBLICO.

Si bien la ley puede servir una función educativa, la comunicación de valores universales tradicionales en el foro público puede proporcionar nuevas dimensiones a la opinión pública y a la cultura popular.  En este sentido, las autoridades estatales pueden utilizar estrategias que avancen la importancia del matrimonio como institución.  Específicamente:

1.  Pueden proponer metas claras para reducir los divorcios.  Los estados pueden seguir el ejemplo de Oklahoma y Arkansas estableciendo una meta de reducción de divorcios y nacimientos extramatrimoniales para el 2010.  Esto enviaría un mensaje claro a los ciudadanos del estado y a la burocracia estatal de que aumentar los matrimonios es una prioridad en todos los estratos del gobierno.

2.  Lanzar campañas de información al público, por la prensa y en radio y televisión.  Una de las ventajas de ser un líder público es la posibilidad de cambiar ideas y motivar al público a envolverse en una campaña que valga la pena.  Los discursos se transforman en instrumentos de progreso político y sirven para cambiar una cultura de rechazo por una de compromiso.  Las campañas de televisión tienen un efecto similar - como han demostrado iniciativas del sector privado entre la Iniciativa Nacional de Paternidad y el Commonwealth of Virginia.

3.  Crear folletos que resumen las investigaciones valiosas. Sobre los efectos del divorcio y los nacimientos extramaritales y sobre los beneficios del matrimonio,[66] abstinencia sexual antes del matrimonio y adopción.  Estos folletos debieran también indicar las consecuencias legales y económicas para aquellos que engendran hijos sin estar casados.  Tales folletos podrían distribuirse en las escuelas, oficinas de la beneficencia, oficinas de policía y de libertad bajo palabra, hospitales y clínicas públicas, parroquias, y organizaciones privadas para producir un debate útil sobre temas tan serios.  Expertos en investigación familiar debieran encargarse de preparar estos folletos, que podrían transformarse en la base para un test premarital, como sugeríamos más arriba.

Los estados debieran hacer esfuerzos serios para informar a las mujeres de las consecuencias de tener hijos sin estar casadas.  Esto debiera estar dirigido a mujeres entre las edades de 20 y 35 años.  Mujeres entre las edades de 20 y 40 años son responsables de más o menos el 75 por ciento de todos los nacimientos extramatrimoniales y del 82 por ciento de aquellas que tienen un segundo hijo sin estar casadas, que es muy probable que vaya a someter a una mujer a una situación de pobreza de larga duración.  Una campaña de información pública sobre los resultados de hijos extramatrimoniales para la madre y su hijo podría ser una buena manera de usar los fondos de excedente de TANF.

4.  Llamar a una conferencia del estado sobre matrimonio y familia.  La conferencia del Gobernador Keating sobre matrimonios juntó a personajes de primera importancia de la prensa, medicina, leyes, educación, gobierno y del clero para analizar cuidadosamente las consecuencias de la maternidad extramatrimonial y el divorcio en el estado.  Como consecuencia, muchos de los participantes se transformaron en motores del esfuerzo por reducir los divorcios e incrementar los matrimonios.  En Albuquerque, Nueva Mexico, el Senador estatal Mark Boitano (R) fue responsable de organizar una conferencia sobre matrimonio en Octubre de 2000.[67]   Tales conferencias concentran la atención sobre el problema, y motivan a personas de todos los sectores de la sociedad para contrarrestar los efectos de la ruptura familiar y para dar nueva vida a una cultura de amor y compromiso dentro de la familia.

5.  Crear un centro de estudios matrimoniales.  Se necesitan buenas estadísticas para poder hacer planificación efectiva, para educación y para evaluar las iniciativas del estado.  Un centro de investigación que proporcione información veraz y oportuna debiera seguir la pista de matrimonios, divorcios y nacimientos extramatrimoniales en el estado.  Autoridades del estado debieran ser capaces de utilizar esos datos para descubrir dónde hay mayores problemas y necesidades.  El centro debiera también estudiar cómo se compara el estado con los otros estados en aumentar los matrimonios y disminuir los divorcios.

Además, el centro debiera analizar y proporcionar información sobre la relación entre estructura familiar y criminalidad juvenil, homicidios, suicidios, nacimientos extramatrimoniales, abortos, pobreza,  uso de drogas entre los jóvenes, resultados educacionales, empleo y desempleo en el estado.  La magnitud de esos fenómenos debieran ser útiles para desarrollar políticas adecuadas y proporcionar fondos para los efuerzos de reducir problemas sociales tan costosos.

6.  Estimular la creación de posiciones para expertos en estos temas en las universidades estatales.  Estos expertos en psicología, sociología, economía o leyes debieran encargarse de seguir la pista de aquellas iniciativas que dan los mejores frutos para aumentar los matrimonios estables y reducir el número de divorcios en el estado.  La legislatura podría ayudar a incrementar los estudios en las areas de matrimonio y familia, estableciendo premios a alumnos de cursos avanzados por los mejores estudios de la literatura psicológica o sociológica sobre matrimonio y divorcio.  El valor no tiene que ser muy grande:  Un estipendio de $ 20 000 generaría importantes estudios en estos temas, y despertaría el interés en este campo entre los estudiantes de ciencias sociales.

CAMBIAR LAS LEYES ESTATALES.

Al presente, las leyes y políticas gubernamentales no proporcionas prácticamente ninguna protección para la institución del matrimonio.  El efecto deletéreo de los divorcios "sin culpa" ('no fault') ha llegado a ser tan evidente que actualmente sólo hay 17 estados "sin culpa".[68]

Los legisladores que estén considerando cambiar sus leyes de divorcio debieran considerar  todo el espectro de opciones legales disponibles, tales como las compiladas por American for Divorce Reform e insertados en su Página de Divorce Reform en el Internet[69]   Este sitio presenta argumentos a favor y en contra de las iniciativas, y también legislación modelo.

Varias propuestas podrían ayudar a reducir las tasas de divorcio.  Específicamente:

  • Requerir que las parejas lleguen a acuerdo antes de poder iniciar una causa de divorcio.  Parejas casadas que tienen niños chicos debieran tener que completar una educación sobre divorcio y un plan de paternidad compartida antes de poder iniciar los trámites de divorcio.  La educación del divorcio podría ayudar a algunas de estas parejas a resolver sus problemas y salvar sus matrimonios.  Es particularmente efectiva al comienzo del proceso de divorcio.  El requerir que tengan un plan de paternidad compartida debiera permitir a la pareja el desarrollar un cuadro más relista de lo que va a ser la vida después del divorcio, y esto podría llevar a algunas parejas a renovar los esfuerzos para salvar el matrimonio.
  • Requerir mediación antes del divorcio.    Parejas casadas con niños chicos debieran tener que participar en clases de mediación antes de que su caso pueda ser visto por la corte.  La Oficina de Ayuda Infantil del Departamento de Salud y Servicios Humanos (Office of Child Support Enforcement of the U.S. Department of Health and Human Services) también informa haber tenido buenos resultados con la mediación[70]
  • Terminar con los divorcios "sin culpa" para padres con niños de menos de 18 años.[71]     Divorcio "sin culpa" es un término sin sentido para los niños cuyos padres se divorcian.  Legisladores en Arizona, California, Georgia, Kansas, Massachusetts, Montana, Virginia, Texas y Washington han propuesto legislación para requerir consentimiento de ambas partes para un divorcio "sin culpa".  En la ausencia de tal consentimiento, el esposo que quiere divorciarse tiene que demostrar que el otro tiene la "culpa".  Esto puede ser razonable para parejas sin niños, pero el bienestar de los niños de menos de 18  años debiera ser el umbral para todas esas parejas, que debieran tener que demostrar que los hijos sufrirían grave daño si el matrimonio continuara.
  • Establecer los Pactos Matrimoniales  como opción legal.  Las parejas debieran poder comprometerse a un matrimonio de por vida si quieren, aceptando requisitos muy estrictos para separación o divorcio.  El efecto de tal compromiso sería saludable, y el énfasis que pone en la seriedad del compromiso matrimonial debiera fortalecer el ideal del matrimonio en la sociedad.  Las parejas debieran tener preparación seria antes de hacer ese compromiso, sin embargo, ya que tendría la fuerza de la ley.  Demasiadas personas se casan con el propósito de mantenerse casados hasta la muerte, para después descubrir que su cónyuge no tenía esa intención.  En Pactos Matrimoniales,  las parejas firman un contrato matrimonial que alarga el proceso para obtener un divorcio por dos años.  Louisiana y Arizona han aprobado leyes de esta clase, y Oklahoma, Oregon y Texas las han considerado.  (En por lo menos otros 25 estados, tal legislación ha sido propuesta y se está moviendo a través del sistema.  Algunos estados están buscando maneras de mejorar el concepto.)

CAMBIANDO EL CURRICULUM ESCOLAR.

El currículum escolar refleja lo que el estado quiere que los niños sepan para el bien común.  Poner énfasis en el matrimonio es claro que debiera caer en esta área, porque la decadencia del matrimonio impone altos costos a la sociedad, y el matrimonio tiene muchos beneficios para todos los miembros de la familia.[72]   Con ese fin, el currículum de las escuelas públicas debiera:

  • Incluir cursos de preparación al matrimonio en la escuela secundaria.  Utah y Florida han pasado leyes para incluir el matrimonio en los planes de estudio de la escuela secundaria.  Al tomar cursos de formación básica para el matrimonio, los adolescentes estarán mejor preparados para hacer algunas de las decisiones más importantes de sus vidas.  El exito de tales cursos obviamente dependerá de su contenido y de los profesores.  Para evitar que el programa pueda ser desviado para servir alguna otra agenda, los legisladores debieran disponer en la ley que el contenido del curriculum apoya el matrimonio tradicional.  Pueden organizar el contenido del curso sobre la base de investigación ya realizada por expertos como los Profesores Scott M. Stanley y Howard Markman de la Universidad de Denver[73] y David Olson de la Universidad de Minnesota
  • Promover y expandir los programas de castidad para adolescentes.  Fondos del gobierno federal para educar en castidad pueden ser suplementados con fondos de TANF.  Reducir el número de niños sexualmente activos tiene un efecto dramático en la tasa de nacimientos extramatrimoniales.  El programa Best Friends de Washington D.C. ha demostrado que éste es el caso.[74]

CONCLUSIÓN

Se está produciendo un desplazamiento cultural que tiene buenas expectativas para los niños americanos.  Después de cuatro décadas de intentar  tratar los problemas sociales con más dinero fiscal,  autoridades elegidas,  sociólogos,  líderes de la comunidad y estadistas de todas las ideologías políticas han llegado a admitir que matrimonios sólidos - y no la generosidad del gobierno -son la clave para mejorar el bienestar de las personas y la sociedad.  Investigación sociológica demuestra que niños en familias casadas son más sanos, les va mejor en la escuela, y se envuelven menos en actividades criminales y otros comportamientos destructivos.

Se ha hecho mucho en las décadas recientes para comprender los beneficios del matrimonio, y hay buenos programas para ayudar a las parejas a prepararse para el matrimonio.  Autoridades estatales y municipales debieran aprovecharse de lo que la investigación sociológica y la evidencia de los "mejores resultados" han dejado en claro.  El Divorcio en la comunidad puede reducirse en un 30 por ciento a través de programas para fortalecer el matrimonio.  La abstinencia antes del matrimonio aumentará si los programas adecuados se usan, y un tratamiento prudente del matrimonio por la prensa puede ayudar a cambiar las actitudes culturales.

Trabajando juntos, los líderes del sector público y el privado pueden juntar fuerzas con el clero para comenzar este proceso, aumentando la incidencia de matrimonios y fortaleciendo las familias, y al mismo tiempo reduciendo los problemas sociales de la ruptura matrimonial y los nacimientos fuera del matrimonio.  La meta no es pequeña, pero parece ser más y más alcanzable.

--Patrick F. Fagan es el William H.G. FitzGerald Senior Fellow in Family and Cultural Issues de la Heritage Foundation.

 

[1] Esta es la suma de lo gastado en ayuda directa desde 1965 al 2000, expresado en dólares constantes de 1999, sin incluir Social Security ni la mayor parte de Medicare, atención medica del adulto mayor.  (En la traducción, EEUU billions  son miles de millones en español, y "trillion", billones, millón de millones).

[2] $150 mil millones es aproximadamente la suma que se gasta cada año por el gobierno federal, los gobiernos estatales y los gobiernos locales en programas de beneficencia para los pobres, y el sistema usado para decidir quién recibe estos beneficios, causa    daño a las parejas casadas, y promueve los hijos de madres solteras entre los pobres.  Según Eugene Steuerle del Urban Institute, si un padre soltero con un niño, que trabaja por el salario mínimo se casa con una madre soltera con un niño, que también gana el salario mínimo, perderán $8 000 de beneficios, es decir entre el 33 y el 40% se su ingreso combinado.  Una pérdida equivalente de ingreso para una familia de clase media, en la que cada uno gana $30 000 al año, que decidieran casarse, sería del orden de $ 20 000 al año.

[3] Esta suma es primariamente fondos del gobierno federal para la enseñanza de abstinencia, con iguales sumas aportadas por algunos de los estados y contribuciones especiales del gobierno federal al éxito de programas que reducen los nacimientos a madres solteras.

[4] Véase Patrick F. Fagan, "The American Family" en Issues 2000: The Candidate's Briefing Book, Editado por Stuart M. Butler y  Kim R. Holmes. (Washington DC:  Heritage Foundation, 2000)

[5] Marriage Savers, at http://www.marriagesavers.org/
those_interested_in_creating_a_c.htm.

[6] Para mayor información, contactar la Fundación Best Friends al Teléfono (202) 237 8156.

[7] Enfasis agregado.  Al mismo tiempo la Diputada Johnson indicó que había que actuar con cautela contra la "suplementación", o sea, el usar dineros que sobraron de la Asistencia Temporal para Familias Necesitadas, para pagar programas normalmente cancelados con ingresos normales del estado.  Hacer esto, previno, llevaría al Congreso a reducir el nivel de TANF para eliminar los fondos excedentes.

[8] Por ejemplo, un estudio longitudinal reciente que siguió a más de 6400 niños hombres por más de 20 años encontró que aquellos niños que crecieron sin su padre biológico en el hogar, era aproximadamente tres veces más probable que cometieran crímenes que los llevara a la cárcel que niños de familias intactas.

  Cynthia Harper y Sara S. McLanahan "Father absence and Youth Incarceration", trabajo presentado a  la reunión de 1998 de la Asociación Sociológica Americana, en San Francisco.   Otros han encontrado que los niños de padres divorciados tienen hasta seis veces más probabilidades de ser delincuentes que niños de familias intactas.  Vease David B. Larson, James P. Swyers y Susan S. Larson, The costly Consequences of Divorce (Rockville, Md.: National Institute for Healthcare Research, 1995) p. 123.

[9] Investigaciones han demostrado que abuso grave es mucho más común entre hijastros que entre niños de familias intactas.  Véase, por ejemplo, David M. Gergusson, Michael T. Lynskey and L. John Horwood, "Childhood Sexual Abuse and Psychiatric Disorders in Young Adulthood", Journal of the American Academy of Chile and Adolescent Psychiatry, Vol 34 (1996), pp. 1355-1364.

[10] Para una revision más completa de la literature en estos y otros efectos, véase Patrick F. Fagan y Robert Rector, "The effects of Divorce on Children", Heritage Foundation Backgrounder No 1373, 5 de Junio de 2000.

[11] El antecedente de una familia con un solo padre y la pobreza que la acompaña hace que los niños tengan el doble de chance de abandonar la escuela superior, 2.5 veces mayor chance de llegar a ser, a su vez, padres solteros adolescentes, y 1.4 veces más probabilidad de no encuentrar trabajo.  Véase S.S. McLanahan, "The consequences of Single Motherhood," The American Prospect, Vol. 18 (1994), pp. 48-58.  Véase también Patrick F. Fagan, "How Broken Families Rob Children of Their Chances for Future Prosperity", Heritage Foundation Backgrounder No. 1283, June 11, 1999.

[12] Véase Patrick F. Fagan, "Rising Illegitimnacy: American Social Catastrophe," Heritage Foundation F.Y.I. No. 14, 29 de Junio de 1994.

[13] Véase Fagan y Rector, "The Effects of Divorce on Children".

[14] Vése Fagan "How Broken Families Rob Children of their Chances for Future Prosperity".

[15] Fagan  y Rector, "The Effects of Divorce on Children", pp.17 y siguientes.

[16] David Anderson, "The Aggregate Burden of Crime". Journal of Law and Economics, Vol. 42 (October 1999), pp. 611-642.

[17] Para las bases de estos cálculos, véase Ed Lazere, ""Welfare Balances Alter Three Years of TANF Block Grants: Unspent Temporary Assistance to Needy familias Funds at the end of Fiscal Year 1999", Center on Budget and Policy Priorities, Enero de 2000, pp. 14-15.

[18] Gene Falk, "Welfare Reform:  Financing and Recent Spending Trends in the TANF Program", Congressional Research Service, RL30595, puesto al día el 4 de enero de 2001.

[19] Arizona Statute 41-2031.  Información sobre esta ley se puede obtener del legislador que la propuso,

[20] Gobernador Mike Huckabee, discurso sobre situación del Estado, de 9 de Enero de 2001.

[21] Véase http://www.state.ar.us/governor/governor.html.

[22] Véase http://www.state.ar.us/governor/marriage/index.html.

[23] Comunicación personal de la Oficina del Gobernador Huckabee.

[24] P.L. 104-193, Sección 104.

[25] Comunicación personal de Richard Albertson, Condado de Leon, Florida.

[26] Propuesta por el Diputado estatal Tony Perkins.  La Profesora Catherine Spaht del Centro de Leyes de la Universidad del Estado de Louisiana proporcionó la habilidad legal para la propuesta legislativa, y ha servido de consejero para ocho estados más que han considerado leyes semejantes.

[27] Comunicación personal del Dr. Stephen Nock, del Departamento de Sociología de la Universidad de Virginia, el principal autor de la investigación, y del Dr. Alan Hawkins, del Departamento de estudios de Familia, de la Universidad Brigham Young, quien fue un consultor en el proyecto.

[28] Christian Davenport, "Obtener ayuda antes de la Luna de Miel", The Washington Post 25 de Febrero de 2001., pag. C 1.

[29] Para mayor información, contáctese al Delegado Leopold, al (800) 492-7122, ext. 3217.

[30] Para mayor información contáctese al Delegado Montague al (800) 492-7122, ext. 3259, o envíe un e-mail a kenneth_montague@house.state.md.us

[31] Registro del Senado (Senate File S.F.No. 1021, en el http://www.revisor.leg.state.mn.us/cgi-bin/bldbill.pl?bill=S1021.0&session=ls82.

[32] Véase http://www.marriagesavers.org/.

[33] Véase http://lifeinnovation.com/.

[34] Véase http://www.foccusinc.com/.

[35] 'Marriage Savers' informa que entre el 15 y 20 por ciento de las parejas que tomas este cuestionario deciden no casarse.  Otros informan que han contraído el matrimonio con una mejor comprensión y con mayor habilidad para comunicarse.

[36] Véase http://www.wwme.org/.

[37]   Véase http://www.marriagealive.org/.

[38]   Véase http://www.familybuilders.net/.

[39] Véase http://home.vicnet.net.au/~retro/home.htm.

[40]   Michael J.McManus, "How do you Create a Marriage Savers Church?" at http://www.marriagesavers.org/how_do_you_create_a_marriage_sav.htm.

[41] Survey of Consumer Finance, 1995, Federal Reserve Board; Heritage Foundation calculations.

[42]   Véase http://www.marriagesavers.org/how_do_you_create_a_marriage_sav.htm.

[43]    Véase "Six Churches That Have Virtually Eliminated Divorce" at http://www.marriagesavers.org/SixChurches.

[44]    En Modesto, California, de acuerdo a Mike McManus, presidente de 'Marriage Savers'.

[45] Información de Mike McManus, presidente de 'Marriage Savers'.

[46] Marriage Savers al http://www.marriagesavers.org/divorcerates.htm.

[47] Las fuentes de esta información, según 'Marriage Savers' son los secretarios de los Condados de Johnson y Wyandotte en Kansas, y Jackson en Missouri.

[48] Datos de Sudáfrica, proporcionados por Stanley Posthumus.

[49] Datos de la corte, proporcionados por Stanley Posthumus.

[50] Para mayor información contacte a Stanley Posthumus, LLB, a stanp@bellatlantic.net.

[51]   Para mayor información, contáctese la Fundación Best Friends, al teléfono (202) 237-8156

[52]   David R. Rowberry, "An Evaluation of the Washington DC Best Friends Program", dissertation, University of Colorado, 1995.

[53] Para mayor información sobre la Iniciativa Nacional de Paternidad, contacte a Wade Horn al nfi1995@aol.com.

[54]   Véase http://www.prepinc.com/ PREP, el programa más usado en investigaciones, se basa en el trabajo de los Profesores Howard Markman y scout Stanley, del Centro de estudios Matrimoniales y de la Familia, en la Universidad de Denver.

[55]   Fundación PAIRS, e-mail epairs@aol.com.

[56]    Véase http://www.nire.org.

[57]   Véase http://www.smartmarriages.com/directory_browse.html.

[58]   Véase lo siguiente sobre una Oficina Federal de Iniciativas Matrimoniales: http://www.heritage org/mandate/budget/pdf/550/550marriageinitiatives.pdf;  /static/reportimages/6973B0B8AD47823BA71C00E87B4B9A3B.pdf; /static/reportimages/B8B5D14EE09B3C7C30DABD0C0CF012CF.pdf; http://www.heritage.org/mandate/budget/pdf/550/550familyplanning.pdf.

[59]   Este beneficio por disminuir los nacimientos extramatrimoniales fue parte de la reforma de la ley de beneficencia en 1996.

[60] Benheim-Thoman Center for Research on Child Wellbeing, Princeton University, and Social Indicators Survey Center, Columbia University, "Fragile Families Research Bried" No.1, May 2000.

[61] Para una revision de la literature, véase Fagan, "How Broken Familias Rob Children of their Chances for Future Prosperity", pp. 3-6.

[62]   Véase http://home.vicnet.net.au/~retro/home/htm.

[63]    Véase http://www.wwme.org/.

[64] U.S. Bureau of the Census, Current Population Survey, 1997.  Vése Fagan, "The American Family", Chart 6.18.

[65]   Vése Patrick F. Fagan, "Family Planning, Family Failure", The Washington Times,  13 de Julio de 2000, p.A22.

[66]    Véase Linda Waite y Maggie Gallagher,  The Case for Marriage ( New York: Doubleday, 2000) para investigación seria al respecto.

[67] Mark Boitano también propuso una ley de $ 100 de crédito para impuestos para los que tomaran cursos de preparación al matrimonio, y disponer de dineros para distribuir por todo el estado folletos para ayudar a las parejas a evitar el divorcio.

[68] Margaret Brinig del College of Law, University of Iowa, en http://www.uiowa.edu/~mfblaw/.

[69] John Crouch, Americans for Divorce Reform, "Divorce Reform Page" en http://adams.patriot.net/~crouch/divorce.html.

[70]   Lynne M. Fender, Kerry Pisacane, y Sylvia Ellison, "State Child Access  and Visitation Programs", American Institutes for Research, Washington D.C., 1999; preparado para el Departamento de Health and Human Services.

[71]    En un divorcio "sin culpa", cualquiera de los dos puede terminar el matrimonio simplemente pidiendo el divorcio.  Esta "reforma" fue introducida con la idea de que el encontrar "culpa" causaba mayor hostilidad y división en el juicio de divorcio.

[72] Waite y Gallagher, The Case for Marriage.

[73] Drs. Scott M. Stanley y Howard J. Markman, directores del Centro para Estudios de la Familia y Matrimonio en la Universidad de Denver, y son de los mejores expertos en este tipo de investigación, y en qué enseñar.

[74] Best Friends Foundation and National Abstinence Clearinghouse, at info@abstinence.net.

March 26, 2001 | Send to a Friend

About the Author