July 27, 2010

July 27, 2010 | Commentary on Economy, Stimulus

El Fracaso de las Políticas Económicas de Obama

Hace 17 meses, el Presidente Obama firmo el gigantesco proyecto de ley conocido como, “American Recovery and Reinvestment Act,” o en español, Acta de Inversión y Recuperación, con el fin de estimular a nuestra economía. Al firmar el proyecto de ley, el Presidente Obama declaro que el propósito principal de la ley era el “poner a trabajar al pueblo estadounidense."

A pesar de la costosa etiqueta de casi 800 billones de dólares, el presidente Obama logro conseguir el apoyo del Congreso al argumentar con urgencia que su proyecto de ley era la única forma para evitar un desastre económico. Según Obama, el proyecto de ley pronto mejoraría la economía.

Diez y siete meses más tarde, el estado de la economía sigue pésima.

Para empezar, el índice de desempleo se encuentra a casi el 9.5 por ciento, muy parecido al índice en la ciudad de Nueva York. Y para la comunidad Hispana, esta cifra supera el 12.4 por ciento a nivel nacional. No obstante, una reciente encuesta de Univision destaca que el “48 por ciento de Hispanos temen de perder su empleo.”

A pesar de la pésima situación económica, el presidente Obama y muchos en el Congreso nos siguen diciendo que tengamos paciencia y confiar que sus políticas son acertadas. Desafortunadamente para La Casa Blanca, el pueblo esta perdiendo fe en el Congreso y el Presidente. Según una reciente encuesta de Gallup, solo el 47 por ciento del pueblo aprueba el trabajo del Presidente. Aun más asombroso, solo el 11 por ciento tienen fe en el Congreso estadounidense.

Pero con solo meses para la próxima elección congresional, los políticos están defendiendo su récord y tratando de convencer al pueblo que merecen ser re-elegidos a pesar de la cruda realidad económica.

Con ese fin, el Presidente y sus aliados en el Congreso nos dicen que solo gracias a sus medidas, (incluyendo el Acto de Inversión y Recuperación costando casi 800 billones de dólares) las cosas no están peor. Según el Presidente, el desempleo nacional fácilmente podría superar el 10 por ciento….Hasta los comediantes Jon Stewart y Jay Leno se burlaron de esta lógica basada en especulación.

Además de tratar de convencer al pueblo que las cosas podrían estar mucho peor, muchos en el Congreso están tratando de culpar al ex mandatario por el estropeo nacional. Esto es desafortunado y una clara señal de desesperación. Esto es como un futbolista tomando un tiro de media cancha con solo un par de minutos en el reloj perdiendo por varios goles.

¿Qué tal si en lugar de suponer y culpar a otros, este Congreso y La Casa Blanca intentaran otras cosas para estimular a nuestra economía? Hasta ahora, nuestros legisladores solo han adoptado la filosofía del gastar y gastar para salir de esta recesion económica.

En el poco tiempo que resta en el calendario legislativo este Congreso podría reducir los impuestos a propietarios de pequeños negocios para facilitar la contratación de más empleados. El Congreso también podría considerar el aprobar los varios tratados de libre comercio pendiente que seguramente crearían empleos inmediatos. Por ultimo, el Congreso podría frenar con sus gastos incesantes que solo nos están poniendo más y más en deuda.

Es por eso que tanta gente esta tomando parte de los “tea parties” para expresar su frustración con la dirección del pueblo. Lo que urgentemente necesitamos es verdadero liderazgo para salir de esta severa situación económica - ¡Basta con la política

Israel Ortega es el Asociado de Prensa Hispana para la Fundación Heritage.

About the Author

Israel Ortega Contributor, The Foundry
Accounting

First appeared in El Diario de la Prensa